LA PRINCESA QUE CREIA EN CUENTOS DE HADAS

Por Rosa M.

 

Título: La princesa que creía …princesa

Autor: Marcia Grad

Género: Novela

Año de publicación:1996

Editorial:Obelisco                        

Páginas:221

                                                                 

 

Había una vez un reino con un rey y una reina, con montañas y con súbditos, con ríos y animales que corrían por todas partes y un día en este reino nació una princesita.
El rey y la reina, la educaron para ser una reina ,de manera enérgica e inflexibles. No podía subirse a los arboles, no podía bailar, no podía correr como los demás , todo eso, era para el pueblo llano y ella era una princesa.
Victoria que era como se llamaba la princesa creció sola, y esperando que algún día llegara su príncipe a rescatarla.
Pasaron los años, la princesita creció, y el rey organizó unas fiestas para que los príncipes de los reinos de alrededor fuesen a agasajar a la princesita. Enseguida Victoria se enamoro de un hermoso príncipe que se ganó el corazón de los reyes .
Rápidamente, convinieron en que debía casarse y marchar al reino del príncipe. Victoria que había sido educada así, iba contenta porque había esperado toda su vida aquella oportunidad de poder ser feliz.
Un día a poco de estar en su nuevo hogar el príncipe regresó de una cacería y no encontró a la princesita. La buscó y buscó y cuando por fin la encontró, le riñó gritándole, porque se había preocupado por ella y le hizo prometer que no saldría mas a montar a caballo sin él ,ya que él ,sufría si al regresar no la encontraba.
Otro día estaba la princesa haciendo una rica comida para cuando su príncipe regresara a casa, pero cuando volvió le gritó, porque una princesa no debe hacer esos trabajos, ella debía comportarse como lo que era.
Y así una y otra vez, no podía hacer nada , no hablaba con nadie, no no no .… Para la princesa su principal preocupación era el príncipe ,pero no hacer nada, no decir nada, no dar explicaciones, la estaba asfixiando.
La princesa aprendía que con las palabras, se puede hacer tanto daño como con los puños, y que debía mantenerse alejada de las discusiones acaloradas y los silencios cortantes y cada vez más frecuentes del príncipe.
La princesa no sabia como actuar, todo lo que hacía estaba mal y solo sentir que se acercaba el príncipe se le erizaba el bello por la espalda. Así las cosas fue a pedir consejo a un búho que era sabio, y le dijo que debía emprender el viaje del camino de la verdad. Debía aprender que para que las cosas cambien primero tenia que cambiar uno. Aprendió a ceder a no rendirse y a cada paso que daba se alejaba más de su amado príncipe, pero también aprendió a escuchar a su corazón, que cada día que pasaba, tenia una oportunidad de ser feliz, de vencer sus miedos.


Moraleja: Las personas debemos querernos mas que nada para poder ser felices. Que príncipes que no nos dejen ir con los/las amigas, que no nos dejan ir de compras, ni salir a correr, que nos quieren tanto que nos asfixian, que nos protegen tanto que nos encierran,que nos gritan por nuestro bien,que no nos dejan tiempo para nosotras, no son buenos. Sed princesitas si queréis pero menos cuentos de esas hadas.

No hay comentarios: