MADAME BOVARY

Por Silvia S.

Título: Madame Bovary                                                      
Autor: Gustave Flaubert                                                 madame
Género:  Novela  
Año de publicación: 1857
Editorial: Cátedra
Páginas: 332

Gustave Flaubert tardó más de cuatro años en escribir Madame Bovary, y aunque al principio tuvo una buena acogida, se abrió contra él, un proceso por ofensa a la moral y a la religión. Consiguió la absolución, y el proceso le sirvió de excelente lanzamiento publicitario para la novela, que tuvo  críticas a favor y en contra, pero  nunca dejó indiferente a nadie. Flaubert sentía una gran pasión por la novela de Cervantes, y  algunos estudios hechos, coinciden en que hay un paralelismo entre Madame Bovary y Don Quijote, ya que ambos personajes  son unos inadaptados a la vida ,a causa de una imaginación desbordada por un exceso de cierto tipo de lecturas.
El autor  nos hace un importante análisis psicológico de la protagonista; nos cuenta lo decepcionada que  se siente en su  vida conyugal, en la cotidiana, y que junto con esa imaginación desbordada que antes comentaba,  la lleva a desear otra  vida diferente y a tener sueños de amor y  de lujo. Busca la felicidad en los brazos de dos amantes, y la atracción por el lujo la lleva a la ruina.
Con una perfecta y minuciosa descripción  Flaubert nos hace conocer a cada personaje, vivir intensamente sus sentimientos y sus  situaciones, admirar y recrearnos en cada paisaje y objeto que aparece en esta novela cargada de rebeldía , drama y sexo. No es  que sea exactamente una historia de amor, aunque no se puede negar que falten los encuentros amorosos y los besos furtivos.
La novela nos cuenta una historia muy cercana, no cronológicamente hablando claro está, sino que
es un tema de todos los tiempos, motivo por el que al cabo de tantos años no ha perdido interés. Por otra parte y aunque no lo parezca al principio, es además de ágil lectura.
Será muy  interesante discutir con el grupo,  hasta qué punto el comportamiento de Madame Bovary es justificable, si puede ser tomado como un ejemplo de reivindicación femenina, teniendo en cuenta que otras mujeres de su tiempo, no tenían una vida tan acomodada como ella, ni un marido tan amoroso y predispuesto a concederles todos sus caprichos.
Personalmente opino que cada cual actúa de acuerdo a sus circunstancias,  y que en ningún caso son para nada iguales a las de ningún otro, y  por supuesto nadie más comprende. Aunque en este caso, no estoy muy de acuerdo con la actitud de la señora Bovary que actuó de forma  egoísta, sin pensar nunca en su familia.  Creo que hay  otras maneras de llenar ciertos vacíos existenciales sin perjudicar a nadie.
A partir de ahora y como ya he hecho en otras reseñas anteriores, voy a dejaros una   frase de la novela,  que creo que es la síntesis  de lo que sentía Emma.

Frase del libro:
“Su vida en cambio, era fría como un desván cuya ventana da al Norte, y el aburrimiento, araña silenciosa, tejía su tela en la sombra en todos los rincones de su corazón. “

                                            Buena lectura

No hay comentarios: