IRSE Y VOLVER


“¿Volveremos? Al menos los pájaros vuelven, o sea que tendremos que aprender a volar.
Bajo esta luna o bajo aquella, el beso de aquí se parece al de allá.
¿Volveremos? Habrá que regar con sentimientos las ganas de volver, cada una en su maceta.”

 Este es un pequeño fragmento del libro Vivir adrede de Mario Benedetti, que va de exilios y éxodos. Y aunque nosotros  no nos hemos exiliado, ni hemos iniciado ningún éxodo, sí que hemos regado durante todo el verano ,con nuestro cubo lleno de ilusión y sentimientos nuestras ganas de volver .Y aquí estamos, con nuevos brotes, pero firmemente agarrados.
Como ya os anticipé en Inventario, el nuevo “curso”se ha inaugurado hoy siete de Septiembre, con la tertulia de la lectura de Madame Bovary. Y como también anticipé en la reseña de la novela, la discusión se ha centrado en el comportamiento de la protagonista.
En general no ha gustado  ni la protagonista, ni la historia, aunque sí que ha entusiasmado la forma de contarla del autor, que ha  sabido reflejar fielmente la sociedad de aquella época. En ningún caso justifican el comportamiento de Emma, ni que su comportamiento sea un ejemplo de reivindicación femenina ,calificándola  de una persona sin sentimientos, fría,  insatisfecha, irresponsable y cobarde. Unos pocos la han disculpado por la carencia afectiva que sufría desde su niñez.
Pero no cabe duda, de que aunque es una historia de fatalismo y fracaso, es una gran  novela del  realismo que hay que leer, junto con Anna Karenina, de León Tolstoi  y  La Regenta  de Leopoldo Alas.

No hay comentarios: